lunes, 13 de junio de 2011

• Cómo averiguar si alguien es hipócrita





Hay personas que invierten mucha más energía en parecer buenas de lo que
les costaría realmente serlo.  Todos hemos tenido relación con alguna de
ellas; afectada y melosa cómo un anuncio publicitario de si misma, siempre
exhibiendo esa presuntuosa y farisea "buena voluntad".



La hipocresia funciona como un arma de doble filo, pues el  hipócrita no
deja de ser alguien que finge afectos de los que carece, y se pilla antes a
un mentiroso que a un cojo. Por eso, casi siempre al poco de tratarla se le
ve el  plumero y que  ni era buena, ni siquiera auténtica , ni le importaba
nuestra suerte un  comino...

Pero, impávida,  ella sigue con sus ínfulas pedantes, esmerándose en
impresionarnos simulando una simpatía cómicamente exagerada.




¿Quieres saber cómo detectar la hipocresía? y  ¿Quisieras comprender cómo intuir mejor en la práctica? ¿Te preguntas cómo tratar a alguien hipócrita para dar la vuelta a la situación de forma segura para ti? 


Es su misma insistencia en alegar  buenas intenciones la que resulta en si
delatora e incriminatoria. Pues cuando la persona hipócrita finge
apreciarnos, parece excusarse de algo con sus halagos y  carantoñas
forzados.

Su clara doblez nos apabulla, tanto que  tras sus fingimientos intuimos
agresividad taimada. Realmente, la hipocresía se asocia a cierta egolatría,
pues quién cree que puede engañarnos tan burdamente es porque se considera
mucho más agudo,  capaz de fingir, y perspicaz que nosotros.

Que crea  embaucarnos habla de su complejo de superioridad, si:  ¡Nos tiene
por tontos! Por eso, nos resultan insultantes  todas sus sonrisas y
recomendaciones,  sintéticas e impostadas.

Finalmente , comprobamos lo que las  evidencias denotaban: la
persona "hipócrita" confirma indefectiblemente sus intenciones ladinas
airándose o directamente atacándonos cuando le señalamos que hemos
descubierto sus triquiñuelas.  ¿Quién de tan puras intenciones, como
fingía, acabaría ofendiéndose así?

Aquí llegamos a la prueba que delata al hipócrita: Si usted cree que
los halagos que alguien le dedica son simulados, confiésele amablemente sus sospechas.
Si su admirador era honesto lo tomará a buenas, mientras que si mentía hipócritamente, lo ocultará mejor o peor; pero seguramente reaccionará mal.

Si las alabanzas recibidas son falsas, nada más
goloso e inútil que llegárselas a creer. Pero enseguida saquemos en lo
posible  tajada  con algo así como; ¿ya que estas tan encantada porqué no me
haces un regalo? , o ¿si lo que hago es tan fantástico cuantos vas a
comprarme? ... o: visto que estás tan agradecido,  ¿cómo me lo vas a devolver?
Coincidirá, querido lector conmigo en que no se trata tanto de humillar al
mentiroso, como de aprovechar  los engaños que nos pretende tender, para girar la situación.








Cita cosas que aprenderías si trascendieras esto

¿Qué está pasando entre la persona hipócrita y tú a nivel básico?

¿Cómo sentirte mejor ante su forma de comportarse y sus hipocresías?

¿Qué sensaciones o experiencias te facilita el notarte a salvo de su hipocresía gracias a una posición interior nueva?

¿Qué cambios en tu acción, o comprensiones te acercan a una vivencia de su conducta basada en quién realmente quieres y puedes llegar a ser?






Publicar un comentario en la entrada